En el colegio queríamos hacer un pequeño homenaje a Gloria Fuertes en el primer centenario desde su nacimiento.

Los primeros días del curso, se creó un pequeño espacio en el vestíbulo del colegio en homenaje a Gloria Fuertes.

La llamaban «la poeta de los niños» y convirtió sus versos en un juego infantil. Es el aspecto más conocido de su obra pero también escribió «poesía para mayores».

Supo mirar con ternura a la infancia, les leyó sus cuentos e imaginó para ellos miles de historias.

Nos gusta en particular una frase de Gloria Fuertes: «Un niño con un libro de poesía en las manos nunca tendrá de mayor un arma entre ellas».

Gloria, gracias por toda esa magia que repartiste entre niños y mayores.